miércoles, 11 de octubre de 2017

SANTA MAGDALENA de NAGASAKI

Fiesta: 20 de octubre




Hija de nobles y fervientes cristianos, nació en 1611 en las proximidades de la ciudad japonesa de Nagasaki. Los padres y hermanos de Magdalena habían sido condenados a muerte y martirizados por su fe católica cuando ella era todavía muy joven.
En 1624 conoció a dos misioneros de la orden de los agustinos recoletos, y atraída por su espiritualidad, se consagró a Dios como terciaria de su Orden. Los agustinos le encomendaron la enseñanza del catecismo a los niños y ella pedía limosnas a los comerciantes portugueses para socorrer a los pobres. Tuvo que refugiarse en 1628 con los agustinos recoletos y miles de cristianos en las montañas de Nagasaki. Allí siguió ejerciendo su apostolado, primero bajo la coordinación y animación de los dos religiosos recoletos y luego por cuenta propia cuando fueron capturados, en noviembre de 1629.
Vestida con su hábito de terciaria, en septiembre de 1634, se presentó valientemente ante los jueces. Al ver que era una joven de veinte o veintidós años, intentaron conquistarla con halagos que ella rechazó. La sometieron, entonces, a las peores torturas. Finalmente, estuvo colgada trece días boca abajo con medio cuerpo metido en una hoya, hasta que una intensa lluvia inundó la fosa y Magdalena pereció ahogada. Los verdugos quemaron su cuerpo y esparcieron las cenizas en el mar para que nadie pudiera venerar sus restos.
Fue beatificada en 1981 y canonizada por el Papa Juan Pablo II el 18 de octubre de 1987.

miércoles, 4 de octubre de 2017

NUESTRA SEÑORA DEL BUEN VIAJE DE MORÓN

Fiesta: 5 de octubre




A comienzos del siglo XVII, como defensa contra las depredaciones de los indios, se levantaron varios fortines rodeando la ciudad de Buenos Aires, uno de los cuales se ubicó sobre la loma en donde hoy se alza la ciudad de Morón, y que antes era la Cañada de Juan Ruiz. Más tarde por separado, se instaló en las cercanías, una posta, erigiéndose allí un pequeño oratorio y ermita dedicado a la Inmaculada Concepción. Ante la imagen de la virgen ubicada en aquella ermita iban a postrarse todos los viajeros. El oratorio fue una parada obligada para los viajeros que pasaban por las rutas que unían en esa época a Buenos Aires con las provincias de Cuyo y el Alto Perú.
Luego, los Jesuitas, que solían ir a celebrar la Eucaristía allí, y que tenían por Patrona a la Virgen Viajera de Loreto, llevaron al lugar su culto con la denominación de Nuestra Señora de Loreto o del Buen Viaje.
Como no había iglesia en lo que era el caserío de Morón, que cada día crecía más, la primera parroquia del lugar funcionó provisoriamente en la capilla del sr. Francisco de Merlo hasta 1776. Preguntando al sr. Merlo a quien había pensado dedicar la parroquia, él  dijo que pasando por ese lugar el camino real al Perú y a Chile, creía lógico hacerlo a Nuestra Señora de la Concepción del Camino.
Con el tiempo, la advocación se denominó Nuestra Señora del Buen Viaje cuando la parroquia de Merlo fue trasladada al pueblo de Morón hacia fines del siglo XVIII.
En la actualidad, aquella misma imagen de la Virgen, se sigue venerando en lo que hoy es la catedral de Morón.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

SAN FRANCISCO DE BORJA

Fiesta: 3 de octubre




San Francisco Borja nació en Gandía (Valencia - España) el 28 de octubre de 1510. Se casó a los 19 años y tuvo ocho hijos. A los 29 años fue elegido virrey de Cataluña. Francisco ejerció todos sus cargos con gran responsabilidad, pero además de su vida política, era un hombre de intensa vida espiritual.
En 1546, después de la muerte de su esposa, hizo los ejercicios espirituales de san Ignacio y decidió ingresar a la Compañía de Jesús. Pudo ingresar oficialmente en 1550, después de haberse encontrado en Roma a san Ignacio de Loyola y haber renunciado al ducado de Gandía.
Se ordenó sacerdote y el rey Carlos V lo propuso como cardenal, cargo que no aceptó. A pesar de esto, la Compañía de Jesús le encargó tareas de gran importancia, fue elegido prepósito general en 1566, cargo que ocupó hasta la muerte, acaecida en Roma el 30 de septiembre de 1572.
Fue un organizador infatigable (a él se le debe la fundación del primer colegio jesuita en Europa, en su tierra natal de Gandía, y de otros veinte en España), y siempre encontró tiempo para dedicarse a la redacción de tratados de vida espiritual.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

NIÑOS MÁRTIRES DE TLAXCALA

Fiesta: 23 de septiembre




Los Niños Mártires de Tlaxcala fueron los primeros laicos católicos americanos que sufrieron el martirio en defensa de la fe católica dentro del territorio mexicano. Los nombres de los 3 niños eran Cristóbal, Antonio y Juan, quienes fueron de los primeros evangelizados por los frailes franciscanos y dominicos inmediatamente después de la conquista, aunque no se sabe con exactitud su fecha de nacimiento, se sabe que murieron Cristóbal en 1527 y Antonio y Juan en 1529.
Cristóbal Nació en Atlihuetzia, Tlaxcala (México). Fue hijo mayor del cacique Acxotécatl. Fue bautizado e instruido por los frailes franciscanos. El niño intentó de muchas formas convencer a su padre de que dejara de adorar a otros dioses y se convirtiera al único Dios. Su padre nunca le hizo caso. Al final el padre se cansó de las actitudes de Cristóbal, lo encerró y lo golpeó con un garrote hasta la muerte. Luego fue lanzado a una hoguera. Se dice que tenía doce o trece años cuando lo mataron.
Antonio fue nieto de Xicoténcatl, señor de Tizatlán. Juan era un vasallo de Antonio. Ambos habían sido instruidos por los frailes franciscanos. En una oportunidad, un religioso dominico se dirigía a una misión de evangelización en Oaxaca, y pasó por Tlaxcala, donde estos dos niños decidieron acompañarlo en la misión. Durante la misión, los dos niños entraron en una casa y rompieron los ídolos que tenían. Entonces ambos fueron golpeados y asesinados por la gente del lugar. Ambos niños tendrían doce o trece años.
Los niños mártires de Tlaxcala fueron beatificados el 6 de mayo de 1990 en la Basílica de Guadalupe durante la segunda visita del Papa Juan Pablo II a México. Canonización: 15 de octubre 2017 en Roma por el papa Francisco.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

SAN JOSÉ DE CUPERTINO

Fiesta: 18 de septiembre





José nació en 1603 en el pequeño pueblo italiano llamado Cupertino.  A los 17 años pidió ser admitido como fraile franciscano, pero fue denegado. Pidió que lo recibieran en los capuchinos y fue aceptado como hermano lego, pero después de ocho meses fue expulsado porque era en extremo distraído. Finalmente logró entrar en el convento  de los franciscanos como obrero y siervo. Sucedió entonces que se obró en José un cambio que nadie había imaginado, lo pusieron a trabajar en el establo y empezó a desempeñarse con notable destreza en todos los oficios que le encomendaban. Pronto con su humildad y su amabilidad, con su espíritu de penitencia y su amor por la oración, se fue ganando la estima y el aprecio de los religiosos, y en 1625, por votación unánime de todos los frailes de esa comunidad, fue admitido como religioso franciscano.
Le costó mucho ordenarse sacerdote porque se ponía en extremo nervioso en los exámenes. En el examen final aprobó porque el profesor, providencialmente, le preguntó lo único que recordaba.
Se ordenó en 1628, y como sabía que no tenía cualidades para enseñar o predicar se dedicó a tratar de ganar almas por medio de la oración y de la penitencia. Con gran esfuerzo y consagración realizaba todos los trabajos manuales del convento.
La tradición cuenta que desde el día de su ordenación sacerdotal su vida fue una serie ininterrumpida de éxtasis, curaciones milagrosas y sucesos sobrenaturales. Durante los 17 años que estuvo en el convento de Grotella sus compañeros de comunidad presenciaron 70 éxtasis de este santo. La historia más famosa que se cuenta es aquella cuando 10 obreros deseaban llevar una pesada cruz a una montaña y no lo lograban. Entonces Fray José se elevó por los aires con cruz y todo y la llevó hasta la cima del monte.
José de Cupertino falleció el 18 de septiembre de 1663 a la edad de 60 años.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

BEATO JESÚS EMILIO JARAMILLO

Fiesta: 3 de octubre




Nació en Santo Domingo Antioquia (Colombia), el 14 de febrero de 1916. En 1929 ingresó al Seminario de Misiones Extrajeras de Yarumal. En 1936 realizó su promesa definitiva dentro del instituto de misioneros, y en  1940 fue ordenado sacerdote sacerdote.
En su trabajo pastoral de los primeros años de sacerdocio se destaca el trabajo en parroquia, el trabajo de profesor en el seminario, capellán de la cárcel de mujeres y maestro de novicios.
Fue un sacerdote de grandes capacidades, no sólo como pastor, sino también como intelectual y como religioso. Por ello en 1959 fue elegido superior general de su instituto religioso de misioneros de Yerumal.
El 8 de enero de 1970 la Santa Sede elevó la Prefectura Apostólica de Arauca al rango de Vicariato Apostólico (en 1984 fue elevado a diócesis). Como primer Vicario, el Papa Pablo VI eligió al Padre Jaramillo, quien fue ordenado Obispo el 10 de enero de 1971. En su labor como obispo fue pastor de la región “Sarare”, que es la inexpugnable selva colombiana, donde viven tribus y familias de los aborígenes Tunebos. Él comenzó  el llamado “Equipo del Indio”, una organización pastoral especializada en la evangelización de los indígenas del Sarare. Fue una acción sin descanso.
El 2 de octubre de 1989 durante una visita pastoral a algunas parroquias rurales de su diócesis fue asesinado por una célula guerrillera del ELN (Ejército de Liberación Nacional).
El Papa Francisco autorizó, el 7 de julio de 2017, la promulgación del decreto en el que se lo reconoce como Mártir. Su beatificación: 8 de septiembre 2017 en Villavicencio, Colombia.

jueves, 31 de agosto de 2017

NUESTRA SEÑORA DE LA CONSOLACIÓN Y CORREA

Fiesta: 4 de septiembre




La devoción a María bajo la advocación de Nuestra Señora de la Consolación es universal y de larga tradición. Se celebra en diferentes fechas y se representa de diferentes formas, según el lugar, la historia y las costumbres.
En el caso de la familia de la “Orden de san Agustín”, ellos veneran a la santísima Virgen María bajo la advocación de “Nuestra Señora de la Consolación y Correa”, y la celebran el 4 de septiembre. La –correa- hace referencia al hábito agustiniano. El origen de esta devoción se halla íntimamente ligado a la vida de san Agustín, sintetizada en una piadosa tradición. Santa Mónica (madre de san Agustín) se hallaba sumida en el dolor por los extravíos de su hijo Agustín. A esta preocupación se sumó la muerte de su esposo Patricio y entonces meditó en la desolación de María después de la muerte de su hijo Jesús. Fue en eso que la Virgen se le apareció a Mónica. María vestía de negro y estaba ceñida con una correa del mismo color, y le dijo: “Mónica, hija mía, éste es el traje que vestí cuando estaba con los hombres después de la muerte de mi hijo. El mismo vestido llevaras tú en señal de tu devoción hacía mí”. La alegría de Mónica fue grande al escuchar aquellas palabras. Alegría que llegaría a su culmen con la conversión de su hijo Agustín.
Consta históricamente que en el siglo XV ya se habían instituido distintas Cofradías de la Correa en Bolonia. Cuando don Pedro de Aragón le pidió insistentemente a Clemente X le concediese algunas indulgencias, el Papa le respondió: “Tomad la correa de san Agustín y en ella las tenéis todas”.
El nombre de Consuelo o Consolación hace pensar en cercanía con el afligido, fortaleza para compartir el dolor ajeno, compañía para ahuyentar la tristeza de la soledad. María, elevada al cielo, “brilla ante el pueblo peregrino de Dios como signo de segura esperanza y consolación” (Lumen Gentium, 69).
En las letanías del Rosario, la Iglesia invoca a María como consuelo de los afligidos, porque el título mariano por excelencia es el de madre de Dios y madre nuestra. Como madre, particularmente atenta a los hijos que sufren.

miércoles, 23 de agosto de 2017

NUESTRA SEÑORA DE CZESTOCHOWA

Fiesta: 26 de agosto




Según la tradición, tiempo después de la ascensión de Jesús a los cielos, el evangelista san Lucas visitó a la santísima Virgen María, quien le relató los hechos de la infancia de Jesús, y mientras esto sucedía, el mismo san Lucas pintó un retrato de María con el niño Jesús en brazos. Se dice que ese retrato es el ícono que hoy llamamos Virgen de Czestochowa.
Se cuenta que la imagen permaneció en Jerusalén hasta que fue descubierta por santa Elena en el siglo IV. Fue llevada a Constantinopla donde permaneció 500 años, hasta que se convirtió en objeto de varias dotes y así fue como llegó a Rusia, a la región que más tarde se convirtió en la actual Polonia. Sin embargo, hoy los científicos se inclinan a aceptar otras teorías del origen de la imagen. La primera señala que la imagen fue hecha en Bizancio entre el siglo VI y VII o en Rus en el siglo IX. La segunda indica que fue pintada entre el siglo XIII y XIV en Italia.
Lo importante es que los milagros atribuidos a la intercesión de Nuestra Señora de Czestochowa son muchísimos, por ello se extendió su devoción y se convirtió en la patrona de Polonia. El icono de la Virgen de Czestochowa, que representa a la Virgen María con el Niño Jesús en brazos, es uno de los más venerados en Polonia y Europa. A lo largo de la historia ha sufrido varios atentados que le han dejado marcas en el rostro y el cuello. El icono original fue destruido y sobre sus restos se colocó el actual.
En la actualidad el ícono se encuentra en el monasterio de Jasna Gora, y es conocido como "La Madonna Negra".

miércoles, 16 de agosto de 2017

SAN BERNARDO DE CLARAVAL

Fiesta: 20 de agosto




Bernardo nació en Borgoña, Francia, en el año 1090.  En 1112 decidió dejar el mundo para ingresar al monasterio benedictino del Cister. Cuando él ingresó como religioso, resultó que toda su familia y unos jóvenes del lugar, lo siguieron para hacerse también todos religiosos. Dios le había dado a san Bernardo un increíble don para atraer a las personas a la vida religiosa.
A los 25 años (con sólo tres de religioso) fue enviado como superior a fundar un nuevo convento. Escogió un sitio sumamente árido y lleno de bosques y le puso el nombre de Claraval, que significa valle muy claro, ya que allí el sol ilumina fuerte todo el día. Luego, durante su vida fundó más de 300 conventos para hombres.
Recorrió toda Europa poniendo la paz donde había guerras, deteniendo fuertemente las herejías, corrigiendo errores, animando desanimados y hasta reuniendo ejércitos para defender la santa religión católica. Era el árbitro aceptado por todos. En su época llegó a ser el hombre más famoso de Europa. De sus escritos se destacan aquellos sobre la Santísima Virgen María, ya que le profesaba gran devoción y amor.
Murió el 20 de agosto del año 1153. San Bernardo es el último de los llamados “Padres de la Iglesia”, fue proclamado Doctor de la Iglesia por el papa Pío VIII.

miércoles, 9 de agosto de 2017

SANTA FILOMENA

Fiesta: 11 de agosto




Santa Filomena fue una jovencita que resultó mártir en los primeros años del cristianismo. Su cuerpo fue hallado en el año 1802 en las catacumbas de Priscila (Roma).
Su tumba estaba sellada con tres losas que tenían escrito lo siguiente: LVMENA PAXTE CVM FI, y tenían dibujados diversos símbolos: un ancla, un flagelo, un lirio, una flecha y una lanza, y la tradicional palma, símbolo del martirio. La tumba contenía el esqueleto de una joven chica, junto al esqueleto había una copa que contenía sangre seca (tradición con la que se enterraba a los mártires). Inmediatamente se la consideró como una joven mártir, y la inscripción fue reconstruida como "PAX TECVM FILVMENA", que significa "¡Paz sea contigo Filomena!". Por eso la muchacha fue llamada santa Filomena.
Los restos de la joven fueron transferidos a la iglesia Nuestra Señora de la Gracia de Mugnano de Cardinale, en la provincia de Avellino (Italia). Pronto se dieron ciertos prodigios y fenómenos inexplicables en torno a sus restos, el más famoso, fue la milagrosa curación de la Venerable Pauline Jaricot, fundadora del "Rosario viviente". Creció entonces enormemente la devoción popular a esta santa, por cuya intercesión se realizaron numerosos milagros.

Respecto a la historia de su vida, nada se sabe, no hay nada escrito sobre ella. En una oportunidad, una religiosa tuvo una revelación sobre la vida de santa Filomena, pero como esa revelación contiene muchos errores históricos no fue considerada como auténtica.